Rinoplastia de Aumento

Home / Rinoplastia de Aumento

En este caso no se trata de reducir el tamaño de la nariz si no de aumentarlo. En ocasiones, debido a la práctica habitual de boxeo, por accidentes o por el abuso continuado de drogas la nariz presenta un aspecto hundido, no uniforme y supone una merma en la autoestima de muchas personas. Solucionar estos problemas que afectan al dorso nasal, es posible mediante este tipo de cirugía plástica.

¿Qué es la rinoplastia de aumento?

El cirujano plástico practica injertos de cartílagos extraídos del propio paciente, generalmente de la zona de las orejas  del propio tabique nasal. En casos severos se opta por utilizar cartílago extraído de las costillas. Al utilizar cartílagos autólogos se evita el riesgo de rechazo. En cualquier caso, es una decisión que queda en manos del médico que valora la situación actual, el estado general del paciente y los resultados deseables.

En algunas ocasiones, se utilizan sustancias inyectables. Esto suele hacerse para corregir pequeñas imperfecciones, por ejemplo, en las aletas nasales y en ocasiones se denomina rinoplastia sin cirugía.

En cualquier caso, lo que se consigue es el aumento del volumen nasal que mejora de forma efectiva el aspecto general de quien se somete a ella.

¿Cómo se hace?

El procedimiento es muy similar al de una rinoplastia de reducción. Se trata de una intervención quirúgica que debe realizarse en un quirófano y el paciente está bajo los efectos de la anestesia local y sedación. 

¿Y después de la rinoplastia?

Aunque este tipo de intervenciones son de las que generan más satisfacción a los pacientes, hay que tener en cuenta que como toda intervención estética, es necesario seguir una serie de cuidados. 

Habrá que extermar la precacución y evitar golpes o traumatismos en la zona durante las primeras semanas. De la misma manera hay que evitar los contrastes térmicos que puedan dilatar o causar hinchazón y en general, cuidar la zona afectada. 

Su médico le aconsejará los cuidados que tiene que tener una vez operado, así como le pautará si fuera necesario medicación para aliviar las molestias lógicas derivadas de la intervención. 

¿Cuándo veré mi nariz definitiva?

Al cabo de 12 meses será cuando veas los resultados definitivos, pero desde el principio notarás el cambio y estarás muy satisfecho. 

¿Quién puede someterse a una rinoplastia de aumento?

Todas aquellas personas que quieran aumentar el volumen de su nariz. Aumentándolo se pueden corregir defectos estéticos producidos por diversas causas y devolver al rostro el aspecto natural o conseguir un resultado armónico. Es importante sin embargo, tener en cuenta que hay que analizar bien las causas por las que se necesita el aumento para que el cirujano pueda valorar la intervención y de esta manera alinear las expectativas del paciente con las posibilidades reales.